Inicio Mohama Saz + Carlos Dorian DJ

    Mohama Saz + Carlos Dorian DJ

    38
    Cuando:
    6 enero, 2018 a las 10:00 pm – 7 enero, 2018 a las 3:00 am
    2018-01-06T22:00:00+00:00
    2018-01-07T03:00:00+00:00
    Donde:
    CAFE LA PALMA
    Calle la Palma
    62
    Madrid 28015
    Contacto:

    Dentro del ciclo de conciertos conmemorativos del 23 aniversario del CAFE LA PALMA, el próximo 6 de enero tendremos noche de folk psicodélico con Mohama Saz . La fiesta continuará con Carlos Dorian DJ.a los platos.

    Entradas (Anticipada: 8 eur + Cerveza, Taquilla:10 eur + Cerveza): https://www.notikumi.com/channel/cafe-la-palma/2018/1/6/concierto-de-mohama-saz-en-madrid

    mohamasaz.bandcamp.com

    Mohama Saz: Súper banda formada por rescoldos del pop-rock underground capitalino. Detrás de Mohama Saz se esconden viejos sospechosos habituales de esa Madrid inquieta y fusionada hasta el tuétano: repasando, Adrián Ceballos (RIP KC, Novak, Javier Colis, Los Cuantos, Melange), Javier Alonso (Novak, RIP KC, Richard Hell), Arturo Pueyo (Sur Quintet) y Sergio Ceballos (RIP KC, Melange) dan vida a un proyecto que tomando el rock psicodélico de Anatolia como hilo conductor, pretende refundir los sonidos orientales con el sentimiento improvisado del free jazz norteamericano. Con dos magníficos álbumes en cartera (no desestimen el poder de seducción de ‘More Irán’ y ‘Negro es el poder’) Mohama Saz hacen gala de una envidiable pericia instrumental que ha catapultado a sus responsables hacia el top del rock intercontinental. Desde el momento en el que sus responsables decidieron salir del sótano y mirar al mar, a ese Mediterráneo eterno que baña los acordes de sus canciones, el folk nacional se hizo un poco más grande. Hay mucha magia en la diáfana mezcla de hipnosis tuareg, laberinto turco, colorido árabe y duende flamenco que encierra el oasis de Mohama Saz, un torrente de sonidos que evita etiquetas tan espúreas como rock, pop, psicodelia o ni mucho menos world music. Trazando lazos entre el prog rock contemporáneo y los viejos sonidos de raíces, el cuarteto madrileño se antoja una experiencia sensorial, porque más allá de la música, consiguen destapar esa amalgama de olores y sabores que hasta ahora solo conseguíamos advertir al abandonarnos al viejo truque del Gran Bazar otomano