Compartir
guia de ocio y conciertos

La pasada noche del 4 de diciembre el grupo británico hizo una parada en Madrid después de su concierto el día 2 en Valencia. De la mano de cervezas Alhambra presentaron su nuevo álbum “Late Nights and Heartbreak” en la sala Intruso Bar. Su ambiente acogedor e íntimo dió cita al evento, que no pudo ser más intenso.

Tal como estaba programado se abrió la entrada al público a las 9 de la noche y el concierto empezó a las 9 y media. Tras una introducción instrumental de The Affirmations salió Hannah Williams a escena cargada de fuerza, pasión, espontaneidad y, sobre todo, muchas ganas de pasárselo bien. Durante el concierto bailó descalza, tocó la pandereta y utilizó un botellín junto a una baqueta para crear ritmos. Su expresiva actuación caló en un público muy entregado desde el principio. Se notaba en sus caras que estaban disfrutando del concierto, en el que las melodías de soul y de jazz ponían la piel de gallina y envolvían a los allí presentes. Y es normal, la dulce y potente voz de Hannah cautiva a cualquiera y las notas que entonaban los músicos animaban a los espectadores a bailar y cantar con ellos. Además, la estupenda iluminación y la buena calidad en el sonido potenciaron aún más la actuación de la banda. Hannah Williams & The Affirmations eligieron como primer tema “Tame in the Water”, al que siguieron otros como “Callin Me Back”, “In Your Arms” o “Dazed and Confused”, todos de su nuevo álbum.

A modo de cierre, Hannah cantó únicamente acompañada de un teclado una emotiva canción dedicada a su padre, quien esa misma noche hacía 20 años falleció, según contaba la artista. Al acabar el concierto el grupo prometió volver a visitar pronto España, país que les encanta. Crucemos los dedos porque así sea y vuelvan a llenar Madrid con sus letras y acordes para poder volver a pasar una velada como esta.

Imagen 2
Imagen 3
Imagen 4
Imagen 5

Texto y fotografías: Ana Cervera Domínguez

Rate this post

Dejar una respuesta