Compartir
ocio Madrid 2017

Noche memorable la del jueves 5 de enero víspera de reyes en la sala El Sol, una sala que se encontraba llena para la ocasión con las actuaciones de Los Mambo Jambo y Diego Garcia El Twanguero.

Primero les toco salir a Los Mambo Jambo, con su saxofonista Dani Nel-lo ejerciendo de líder y haciendo de su saxo la voz perfecta para el rock’n roll que practican y perfectamente acompañado por el guitarrista Dani Baraldés, Ivan Kovacevic al contrabajo y Anton Jarl a la batería. Comenzaron tocando “Lago salado” extraído de su último álbum Jambology con un público totalmente entregado. Repasaron gran parte de su último disco con canciones como “los ases del baile”, “Operativo en Texcoco”, “Don’t mess with Mr. Eddy” o “Lagrimas de Neón”, canción para la cual se inspiraron en la novela negra de autores como Chester Himes, tal y como apuntaron. Terminaron el show con “The Whip” con todo el público sin parar de mover los pies al ritmo que estos marcasen.

conciertos sala El Sol

Poco tiempo más tarde apareció sobre el escenario Diego Garcia “El twanguero”, un guitarrista inconmensurable, una suerte de guitar hero, un guitarrista de uñas largas en su mano derecha para tocar esas notas que cualquier otra persona no podría tocar, un guitarrista que lo mismo toca rock, que cumbia o mambo. Desgranando los temas de su último disco, el altamente recomendable “El twanguero” con canciones como “El caminante”, “Lupita LA”, “rockabilly mambo” o “Pachuco”. Se bastó el sólo cuando entonó “Guitarra dímelo tu”, donde no necesitó de la colaboración de Bunbury, para cantarla a la perfección, pero sobretodo el momento de la noche fue cuando la banda se fue para dejarle paso a él sólo sobre el escenario, con sólo una guitarra acústica, bajando del escenario varias veces para tocar entre el público y tocando “Hit the road Jack” de Ray Charles con todo el público cantando la canción al son de las notas que sólo él podía marcar. El concierto terminó como no podía ser otra con una larga ovación y con el agradeciendo a todo el público asistente.

En definitiva, es todo un placer que salas como “El sol” programe este tipo de conciertos, con un éxito rotundo y una sala llena dejando una noche con dos conciertos espectaculares. Un día después del concierto, ya hay ganas de volver a ver a “el Twanguero” en directo otra vez por Madrid.

Texto: Ramón Bravo Martín

Rate this post

Dejar una respuesta