Giant Sand en Madrid 2023

Crónica: Víctor Robi

En esta noche de domingo volvíamos para disfrutar de otro concierto del ciclo Jaguar, y no es otro que el grupo liderado por Howe Geld. Giant Sand es una banda de rock alternativo originaria de Tucson, Arizona, Estados Unidos. La banda fue formada por Howe Gelb en 1985. Él es el líder principal y el único miembro constante de Giant Sand a lo largo de los años. La música de Giant Sand abarca varios estilos, incluyendo rock alternativo, country alternativo, y folk, y han sido influencia para otros artistas en la escena alternativa.

A lo largo de su carrera, Giant Sand ha lanzado numerosos álbumes de estudio, y la formación de la banda ha cambiado en varias ocasiones, con Howe Gelb siendo la figura central. La música de Giant Sand ha sido elogiada por su originalidad y su capacidad para mezclar diferentes géneros.

Una vez presentada, lo primero a reseñar es el cambio de ubicación del concierto pasando de la Lula Club a la Siroco, lo cual descubriría que sería una mala noticia porque la visibilidad en esta sala es escasa en la mitad de la misma, lo que me llevaría a pasar la mitad del concierto desde las escaleras de entrada a la parte de conciertos.

Sobre las 20:45 saldría Howe y empezaría el espectáculo y que mejor canción para ello que Thin Line Man, a partir de ahora se desarrollaría un ameno, desenfadado y bastante frío, ya que en ningún momento la conexión en el público sería algo para recordar. Aun así, la banda haría una buena interpretación de temas como Shiver, Sometimes I Wish, Moon Over Memphis y Wayfaring Stranger.

Llegados al ecuador del concierto Howe nos presentaría a la otra cantante del grupo, su propia hija y como suele decir de casta le viene al galgo, como pudimos ver en Insanity.

Durante esta segunda mitad del concierto pudimos disfrutar de su hija en cada uno de los temas, lo cual hizo ganar intensidad y carisma al evento. Entre los temas que pudimos escuchar se encontraron versiones como We’ ll meet again, Summer ends o Femme Fatale, donde pudimos ver la complicidad que existía entre ambos.

La actuación fue correcta durante su escasa hora y 5 minutos, sin embargo, no creo que quede en el recuerdo de los allí presentes, una pena porque tenía todos los ingredientes para ser una noche para el recuerdo y quedó en un simple suspiro antes de la vuelta a la rutina semanal.