Crónicas conciertos Madrid 2023
Crónica y fotografías: Sergio García Lavilla

Concierto presentación del primer LP de esta banda madrileña, de orígenes gallegos, “Nº 1” (El Hotel Records), después de un gran debut en 2019 con el EP “Madrid, Agosto 40º”; y que, tras colaboraciones con Xoel López y Joe Crepúsculo, han conseguido consolidar un proyecto que, con varios cambios de formación, pero liderados por Quique
Cruzado (voces y guitarra) desde sus inicios, va a convertirse en posiblemente uno de los mejores discos debut del 2023.

Atrás queda aquella noche en Barcelona, en la que, junto a dos amigos, en plan de broma, pensaron crear una banda de Tecno Rancheras (de ahí el nombre de Caballo Prieto Azabache), y que se materializó por fin en Madrid allá por el año 2019, Tras tres años de colaboraciones y lanzamientos de singles, sale a la luz el primer Lp de la banda con 10 temas, que los agrupa junto a nuevos temas que consolidan el proyecto.

Si tratamos de definir de alguna manera al grupo, hay que saber las fuentes de donde beben, y estas son tan eclécticas como su mecenas Joe Crepúsculo. Estamos ante un grupo que escucha desde Sonic Youth, Smiths, Radiohead, La Plata, Nastys,……. aunque a mí me recuerdan mucho también a Santiago Motorizado mezclado con unos Camellos con pizcas de los Sexy Zebras.

Habituales de salas pequeñas no podía dejar pasar la oportunidad de verlos en la Sala El Sol (últimamente difícil de conseguir acreditaciones), en una tarde post navidades en el Centro, que empieza a volver lentamente a la normalidad.

La noche promete sorpresas al cruzarme a Joe Crepúsculo en la puerta de la Sala (¿quizás cantará a dúo Cenicero?), a la que me aproximo a las 9 en punto. Nada más entrar, me pido un tercio y me coloco en primera fila para hacer las fotillos de rigor, cuando se me acerca Quique Cruzado y estamos charlando un rato, cosa que no todos los grupos hacen…bueno…casi ninguno (punto a su favor).

Mientras la gente va llegando, el DJ emeritenses JotaPop Dj ameniza la espera con una mezcla de indie-pop con temas brit, que iba calentando motores, para que a las 9:40, y bajo los acordes el popular corrido mexicano de Antonio Aguilar, que da nombre al grupo, saliesen al escenario los componentes con una sala casi llena.

Sin más preámbulos arrancamos con Langosta, tema lento, sombrio con un tempo a lo Pablo und Destruktion muy post punk; pero, hay que animar con el estribillo pegadizo de Doble AA y sus teclados distorsionados. Tras El Campeón de tus ojos llega Magnate y Mecenas, quizás el tema que los impulsó y que crearon junto a Xoel López (lastima que no estuviese en Madrid para subirse al escenario), todo un himno para el Deportivo de la Coruña.

El bloque central recorrió temas como Chica Demasiado, Postas, Tenista de Uniqlo unido a algún tema nuevo como Camafeo o, En Fin, para dar paso a Ensayo y Error un tema guitarrero que me recuerda muchísimo a Aviador Dro, y que era la antesala de un final de fiesta que empezó con la colaboración de Joe Crepúsculo en Cenicero.

El tema de por si es pegadizo, pero si le unes el desfase de Joe Crepúsculo y Quique en el escenario, un tema que habla de la amistad que une a estos dos monstruos desde hace 10 años, que aúna los mejor de cada uno…es una maravilla de tema.

Con el post punk ochentero de Al Pueblo se desató la locura, con Quique en volandas por toda la sala, y un mosh improvisado daba paso a la despedida, que como no, iba a ser 1974-1982 uno de los cortes que componían su primer EP y que coreamos todos para despedir a una banda que, en mi opinión, tiene un gran recorrido si tienen un poco de suerte.

Creo que telonear a grupos del estilo de Columpio Asesino, Camellos, Triangulo de Amor Bizarro, Joe Crepúsculo, les vendría perfecto para darse a conocer a un público más amplio.

Un gran concierto y con ganas de volver a verlos.

 

Pincha en el icono de Facebook para ver la galería completa