Compartir
conciertos Palacio Deportes

El pasado jueves 22 de diciembre el Wizink Center tuvo que rendirse ante el talento de uno de los clásicos en la historia pop Rock de nuestro País. Iván Ferreiro, ex vocalista del más que conocido grupo los piratas , hizo una parada en la capital para presentar su séptimo trabajo en solitario: “CASA”, titulado de esta manera por haber sido compuesto íntegramente en el hogar del cantante. Tal y como se había anunciado, un puntual Iván Ferreiro sale a escena a las 21:30 de la noche acompañado de su banda para comenzar el show con “Dioses de la distorsión, a la par que la silueta de una gigantesca casa situada en el centro superior del escenario comienza a iluminarse. Le siguen “El bosón de Higgs” y “Casa ,ahora vivo aquí”.

Da las gracias al público y asegura que está muy emocionado porque ha tardado tres años en llenar el palacio de los deportes de Madrid. Es verdad que a simple vista el recinto está lleno, pero es importante añadir que el concierto se realizó en formato Ring, una variedad de la antigua sala Barclaycard Center en la que solo están disponibles las entradas a pista, cubriendo las gradas en su totalidad con un amplio telón negro. El espectáculo continua con “Inerte”(Los piratas), “Toda la verdad”, “Canciones para el tiempo y la distancia”, “Pájaro azul” , El viaje de chihiro”, “Todas esas cosas buenas” “La otra mitad” y “Laniakea” Una trás otra sin descanso. El público todavía está algo dormido, no puede respirarse la euforia típica de los conciertos, quizás debido a que el setlist hasta el momento ha sido de lo más relajado.

Continua con “Dias Irae”, “Santadrenalina”(Los piratas), “Tupolev”, “Extrema pobreza” y “El viaje a dondeosabidusientan” , que no consiguen despertar al público de su letargo , probablemente porque el cantante no ha intercambiado una sola palabra con los asistentes. Una base semi electrónica marca el comienzo de “NYC” que une con “Pensamiento circular” perteneciente a su último álbum “CASA”. El vigués toma asiento en el piano y la emoción se eleva con “Espectáculo” una balada romántica que siembra la magia en la sala y que las parejas aprovechan para bailar al compás. El momento álgido de la noche llega con “Años 80” el antiguo tema de Los piratas, banda de la que el artista era cantante principal hasta su disolución en 2003.

Para este momento de la noche, los espectadores que están más que animados, corean el tema con fuerza incluso cuando Ferreiro calla haciendo que sus voces resuenen por todo el Wizink Center. Por fin el gallego se toma un descanso para presentar a la banda e Invitar al escenario a Martí Perarnau (Cantante de Mucho) con quien interpreta “Los restos del amor”. Tras abandonar por unos minutos el escenario, el concierto se reanuda con “Como conocí a vuestra madre”,”Alquitran”, ”S.P.B.N” y “Promesas que no valen nada”. El antiguo palacio de los deportes enloquece cuando se escucha “Insurreccion” canción del grupo El último de la fila, a quien el artista decide homenajear. “El equilibrio es imposible”, ”El dormilón” y “Diciecinueve” ponen fin a al evento en el que durante dos horas y media el cantante ha hecho un recorrido por su larga carrera musical , recordando viejos temas de su etapa en Los piratas y presentando las que componen su último trabajo.

Un espectáculo, que sin decepcionar a nadie, probablemente hubiese tenido más éxito en un recinto de dimensiones reducidas. Que permitiese disfrutar de manera diferente de los matices de una voz tan peculiar como la de Iván Ferreiro y de sus composiciones, generalmente de ritmo moderado. A pesar de ello no cabe duda de que muchos de los allí presentes se llevan a casa un adelantado regalo de Navidad, difícil de igualar.

Texto: Mikel Venys Ezcurra

Dejar una respuesta